REGIONAL

Pacientes de la Fundación de Parkinson del Maule recibieron evaluación y atención médica

La Fundación Regional de Parkinson del Maule es una entidad sin fines de lucro que brinda atenciones de kinesiología, fonoaudiología y apoyo psicológico a más de 60 pacientes entre 50 y 90 años, especialmente de bajos recursos, de Curicó y otras comunas de la región, como Romeral, Rauco, Teno y Sagrada Familia.

Natalia Alvial, directora de la fundación, explica que la vinculación con CENPAR, Centro Clínico Neurológico Especializado en Parkinson y ubicado en Santiago, les ha permitido consolidar y profesionalizar su labor como organización, y entregar así una atención de mejor calidad a sus pacientes.

En el contexto de esta alianza, la neuróloga de CENPAR, Silvia Barría, y parte del equipo de rehabilitación del centro realizaron un operativo a quince pacientes de la fundación. “El objetivo era entregar atención médico neurológica. Nuestros pacientes en su gran mayoría son usuarios del sistema de salud pública, entonces, dado el contexto de pandemia, teníamos varios que llevaban más de un año sin control, eso implicaba que nadie había revisado si la dosis de los medicamentos estaba bien, si es que habían presentado síntomas nuevos en el último tiempo y, la verdad, es que la mayoría tenía un deterioro producto del encierro y el confinamiento”, explica Natalia.

“Fue una oportunidad muy importante para nosotros”

Guillermina Becerra fue uno de esos pacientes. Con 69 años, tiene temblor esencial y fue precisamente para tratar sus síntomas que se acercó a la fundación; hoy, además, es una estrecha colaboradora. Agradeció la evaluación realizada por el equipo CENPAR. “Nos fuimos felices, porque había una atención no solo de la doctora, sino que también de otros profesionales involucrados en distintas áreas de la rehabilitación“, destaca Guillermina. En este caso, se trataba de una kinesióloga, terapeuta ocupacional y fonoaudiólogo.

Natalia también destaca los diagnósticos realizados. “Por ejemplo, nosotros carecemos de terapeuta ocupacional, entonces todas las evaluaciones de la vida diaria para los pacientes fueron súper importantes. Por otra parte, en dos casos tuvimos la confirmación de que la condición que tenía el paciente no era Parkinson, sino que era otro diagnóstico”, señala la directora de la Fundación Regional de Parkinson del Maule.

Un trabajo colaborativo y sostenido

En el largo plazo, el compromiso de CENPAR es establecer acuerdos de colaboración con diferentes organizaciones regionales. “Con la Fundación del Maule, nos importa seguir apoyándolos con nuestro conocimiento, equipamiento y formación de profesionales. Vemos la labor que realizan y es muy sorprendente el cariño y trabajo que entregan. Si podemos entregar diagnósticos oportunos, colaborar en complementar la evaluación de sus pacientes, y, a partir de entonces, generar proyectos que cuenten con el apoyo público-privado, que vayan en apoyo de la fundación, sin duda es una tarea muy gratificante”, señala Héctor Valenzuela, gerente de CENPAR.