COMUNAL TIL TIL

Miel Multifloral: Emprendedor de Tiltil cambió la construcción por la apicultura

Nada lo hizo echar pie atrás. Ni siquiera las primeras picaduras de abeja que recibió hace más de 10 años, cuando recién comenzaba en el mundo apícola, y sabía que un aguijón de abeja en su piel significaba una importante hinchazón en la zona afectada. Tanto, que muchas veces no podía abrir los ojos como consecuencia.

Jonathan Silva es el apicultor detrás de la miel multifloral La Abejita de Caleu, un producto 100% natural y de exquisito sabor, que cuenta con el apoyo de Pro Til Til para posicionarse y crecer. Pero este apicultor, oriundo de Tiltil, en la localidad de Caleu, también envasa polen, otro producto de las abejas.

Todo partió con unos enjambres que de pronto aparecieron en mi casa y mi papá, en su juventud, trabajó un tiempo con un apicultor, entonces sabía cómo tratarlas. Aprendí y nunca más paré”, afirma.

De eso han pasado varios años y las pocas cajas con las que partió se han transformado en 300 colmenas, por lo que hoy se considera un apicultor mediano. Pero llegar a ello no ha sido sencillo, pues -en sus inicios- Jonathan dividía su tiempo entre el cuidado de las abejas y su trabajo en la construcción, hasta que hace tres años decidió dedicarse a tiempo completo a la apicultura.

Y para potenciar y aumentar su producción también comenzó con la trashumancia; es decir, estar en continuo movimiento con las colmenas, buscando distintos periodos de floración de norte a sur. Así, hasta fines de septiembre, Jonathan Silva está en la zona centro del país, en Caleu, y en octubre se traslada entre las regiones del Biobío y la Araucanía para que sus abejas se encuentren con el Quillay, el Avellano y el Ulmo, entre otras.

Respecto del polen y su envasado, Jonathan Silva destaca que se trata de un alimento súper completo, que contiene 22 de los 24 aminoácidos esenciales que el organismo humano requiere. “El polen se utiliza como suplemento alimenticio y sobre todo, contribuye a fortalecer el sistema inmunológico de las personas”, señala.

La articulación de Pro Til Til

En todo esto, el apoyo de la corporación empresarial Pro Til Til ha sido clave, al haberlo incorporado recientemente al grupo de emprendedores de la “Cocina Comunitaria Til Til”. “Me han ayudado a dar pasos primordiales para que mi negocio avance en temas de formalización, pero también a obtener resolución sanitaria para poder comercializar mis productos sin ningún problema. Se me han abierto una enorme cantidad de puertas para mejorar el precio de mi producto, llegar directo al cliente y poder mostrarlo en cualquier parte”, afirma.

Además de buscar la asesoría necesaria, Jonathan Silva aconseja a quienes comienzan a emprender o a quienes ya lo hicieron, pero han tenido ganas de abandonar. “Cuando recién empecé y se me hinchaban partes del cuerpo tras una picada de abeja, podría haberme dado por vencido, pero no. Hay que perseverar aunque las cosas no resulten a la primera ni a la segunda; hay que seguir adelante, saber adapatarse y aprender de los errores”, afirma

Con la mirada en el futuro, Jonathan Silva espera no solo crecer, sino que ampliar su negocio para llegar a otras industrias como la cosmetológica y farmacéutica.